Informe de batalla: Turno 3 “A quién se le ocurre…”

Informe de batalla: GTS Norte 08/04/2018

Tipo: 1v1v1

Escenario: 13 – “El príncipe perdido”

Jugadores: Alberto (Gremio de Estercoleros), Julián (Los Lobos de Jurgen), Javier (Azote de Herejes)

Victoria: Alberto.

Cronica por: Javier

 

Mucha gente se pierde últimamente en Mordheim, bueno, la verdad es que no es nada nuevo, la gente suele desaparecer en esta ciudad.

Un maleante del Pozo Negro se ha extraviado en la ciudad con un suculento botín sustraído de un “empresario” que regenta el único local del asentamiento donde se puede beber alcohol sin miedo a no volver a despertarse por la mañana.

Los Lobos de Jurgen necesitan un impulso que les permita conseguir una posición estable, si es que eso existe en esta maldita ciudad, y han aceptado el encargo de llevar ante Otto, que así se llama el tabernero en cuestión, al pobre desgraciado que ha osado a meter mano en la caja.

Los hombres de Middenheim se acercan con cautela entre un grupo de casas.

Jurgen manda a sus tiradores a ocupar posiciones en lo alto de unas ruinas, uno de los cazadores de Drakwald sube a lo más alto y puede distinguir al maleante a unos cuantos metros de distancia.

Pero acto seguido el cazador es sorprendido por un certero disparo que le deja gravemente herido y fuera de combate, un duro recibimiento para Los Lobos de Jurgen. Cuando el capitán se asoma por la esquina de un edificio puede ver como un grupo de los perros de Sigmar se encuentra combatiendo a un grupo de pútridos caóticos.

-Bueno muchachos, esta es nuestra oportunidad, se acabó la cautela-. Y con esto Los Lobos de Jurgen se lanzan al combate.

Los cazadores de brujas  de Azote de Herejes toman posiciones, Konrad ordena los tiradores que suban a lo alto de unas ruinas que hay sobre la colina y que estén atentos al avance del resto de la banda para cubrir su avance.

El Gremio de Estercoleros sabe de la presencia de otras bandas en la cercanía, El Gran Padre cuida de sus fieles seguidores y les avisa de estos peligros. Su avance es lento y cauteloso, se aproximan entre las ruinas aprovechando las sombras de las pasarelas para ocultarse en un estrecho desfiladero y preparar una emboscada.

Según los cazadores de brujas van avanzando Konrad detecta un olor nauseabundo en el ambiente y decide mandar a los mastines de avanzadilla para evitar riesgos innecesarios a sus hombres, sea lo que sea que se esconde en las sombras Truk y Tok darán con ello.

Mientras, el capitán decide trepar a lo alto de la pasarela pera tener una mejor visión del campo de batalla y así poder preparase para la amenaza en ciernes. Pero cuando llega a lo más alto no da crédito a lo que ve, un ingente número de adoradores del Caos se encuentra agolpado listo para lanzarse sobre ellos.

Konrad da la voz de alarma y apunta con su pistola ballesta a la inmunda criatura que va en cabeza, un Portador de la Plaga ni más ni menos, el virote sale disparado y se clava en la carne del demonio, pero este no parece sufrir ningún daño y sigue adelante.

Los mastines se lanzan a la carga a por Las Joviales Patatillas que han rodeado al maleante, que  huye despavorido presa del pánico, las patatillas parecen estar disfrutando de lo lindo con la angustia del desgraciado ladrón, a quién se le ocurre…

Una patatilla especialmente burlona deja fuera de combate a Truk.

Tras esto el Gremio de Estercoleros decide abandonar las sombras y lanzarse al ataque sobre los seguidores de Sigmar que se ven desbordados.

La patatilla burlona sigue haciendo estragos entre los Azote de Herejes, en esta ocasión vuelve a dejar fuera de juego a un flagelante y se defiende de los fieros bocados de Tok, otro de los mastines. Mientras un Hermano Bubónico da cuenta del último mastín, Puke.

El Señor del Estiércol al ver que los cazadores de brujas  flaquean decide dividir sus fuerzas, manda a Hermano Bubónico y a la patatilla bendecida por Nurgle a frenar el avance de los sigmaritas, mientras el resto sale en persecución del ladrón.

Jurgen, al percatarse que El Gremio de Estercoleros ha centrado su atención en ellos decide apretar el paso y manda a un par de guerreros para que capturen al fugado, en cualquier otra situación este ladronzuelo hubiese sido reticente a marcharse con un grupo armado de soldados Middenheimer, pero un vistazo sobre su hombro para ver las otras alternativas le hace comprender que esta es la mejor de sus opciones.

Bajo la pasarela, La Jovial Patatilla y Hermano Bubónico siguen enfrascados en combate con los héroes de Azote de Herejes, pero en otro revés contra los hombres de Sigmar Bubónico logra dejar fuera de combate a Johan Von Schonenberg mientras la bestia de Nurgle matiene ocupados a Pierre Le Carré y al sacerdote George Scherrer.

Konrad, viendo que sus hombres van cayendo uno tras otro frente a las inmundicias del Caos, y aprovechando que se han dividido toca retirada dejando al Gremio de Estercoleros en plena persecución de los Lobos de Jurgen.

Los Cazadores de Drakwald hostigan a los guerreros de Nurgle con una lluvia de flechas para frenar su avance.

En un último intento desesperado Hermano de Lodo rodea por la ruinas de las izquierda a Los Lobos de Jurgen para poder pillarles por sorpresa y hacerse con el control del objetivo, pero dos veteranos guerreros de Middenheim y le cortan el paso y dan buena cuenta de él.

La marabunta nurglosa sigue su persecución mientras Jurgen dirige una retirada bien ordenada de sus hombres. Al ver que es imposible alcanzar su objetivo El Señor del Estiércol da por perdida su presa y decide abandonar la persecución dejando al bribón en manos de Los Lobos de Jurgen.

Un gran dia para los hijos del Ulric.